jueves, 9 de mayo de 2013

Tame Impala - "Lonerism"


Como arranque del blog, decidi escribir sobre esta banda que ya se está ganando su merecido lugar en la escena del rock actual.

Alla por el 2005, Kevin Parker formó una banda de blues-rock pscicodelico llamada The Dee Dee Dums, con la cual empezaría a desarrollar los proyectos que futuramente formarían parte del mundo de Tame Impala. Ya en el 2007, la banda cambiaría su nombre a Tame Imapla y luego de varios conciertos, la discográfica Modular Recordings se acercó a ellos para grabar un álbum.

Por Setiembre de ese mismo año lanzaron su 1er EP, el cual tuvo un gran éxito en Australia y con él, ganaron un gran número de seguidores.  Pero el verdadero boom sucedería en el 2010 cuando lanzaran su primer álbum titulado “Innerspeaker”.  Fue un enorme éxito, tanto en Australia como en países de Europa y llego a ganar el premio de “Mejor álbum del año” por la revista Rolling Stone. En varias reseñas se apreciaba la capacidad de Kevin Parker para mezclar el sonido de los 60’s con un enfoque más actual, lo cual es indiscutible.

Pero aún les esperaba más a estos muchachos, porque sería con su segundo álbum, “Lonerism”, del cual hablaré esta vez, que recibirían el reconocimiento debido. El éxito que ha tenido este disco es enorme, ganándose nuevamente el premio a “Mejor álbum del año” por la Rolling Stone así como varias otras revistas.

Tame Impala es sin duda una banda revival por donde se les quiera ver. Por un lado, su look es sin duda muy parecido del de las bandas psicódelicas pseudo-hippies de los 60, lo cual parece venir dentro de toda la bolsa de marketing de las productoras que contratan estas bandas (no significa que sea como en los 60 mismo que los obligaban a tener cierto look para vender más, pero sin duda que si la música ya viene con el look, la productora se ahorra mucho tiempo). Por otro lado la música tiene muchísimos elementos típicos del rock psicodélico de los 60s, sobre todo el under, rozando bandas como The United States of America, The Field Hippies, 13th Floor Elevators, Strawberry Alarm Clock y bueno, básicamente todo lo que presentaba aquella colección de singles de bandas under titulada Nuggets. A su vez podemos encontrar varios elementos de la época psicodélica de The Beatles, sobre todo la marcada en “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y “Magical Mystery Tour”.  Pero la banda también tiene un lado más garage, con cierto toque de The Yardbirds y el primer The Who. Debido a la calidad de producción de estudio y otros elementos como ciertas progresiones acórdicas y el swing de las baterías, uno se da cuenta que es una banda actual. Sin duda se puede encasillar dentro del Garage Revival que ha traído bandas como The Strokes, The White Stripes, The Vines, etc. Ha habido ciertas comparaciones con otra banda actual llamada Ty Segall Band (de la cual hablare también en algún momento). Sin embargo, Tame Impala carece de agresividad y “suciedad”. Más allá de su enfoque retro, es una banda que suena bastante limpia, otra razón por la que nos damos cuenta que es una banda actual.

Aunque Tame Impala lleva la denominación de “banda”, en verdad se trata de un proyecto de Kevin Parker, ya que, en el estudio, es él quien graba absolutamente todo: guitarras, teclados, batería, bajo, voces, etc. Ni en su EP ni sus 2 discos de álbum, salvo en algunos poquitos temas, hubo participación de otro músico más que Kevin Parker. Esto es sin duda algo a destacar. Aunque obviamente el concepto de “banda” se pierde totalmente, aunque no es algo con lo que parezca haber problema ya que ningún participante (en vivo) de Tame Impala parece quejarse, esto demuestra la capacidad musical e instrumental de Kevin Parker. Pero lo más asombroso es que demuestra que no es un hombre que llega al estudio y graba un número de canciones para poder hacer un disco y listo, sino que llega al estudio con una idea, un proyecto. Y esto se los intentaré confirmar.

En este álbum, Kevin Parker toca todos los instrumentos excepto el piano y teclados en “Apocalypse Dreams” y “Elephant". También participa Melody Prochet (con quien Parker colaboró en el 2012 en otro proyecto titulado Melody´s Echo Chamber y de quien también hablaré en un futuro) cantando textos hablados en "Nothing That Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control".

Aunque Parker no ha comentado mucho al respecto, sin duda hay un concepto en este álbum, tanto en las letras como en la música. 

Por el lado del primero,  son letras bastante introspectivas , tratando sobre temas como el aislamiento, la soledad, la vergüenza; sentimientos de una persona con problemas de sociabilización (algo que hoy en día se está volviendo más común y que sinceramente creo que es la propia sociedad, por su constante sobrevaloración de la imagen y como uno luce ante los demás, tanto física como mentalmente, quien los ha creado).

Por el lado de la música, también hay un concepto. El disco tiene un sonido, un estilo. En ese sentido es bastante homogéneo. No nos encontramos con discos como los de Led Zeppelin a partir del IV en que cada tema era muy diferente y se exploraban varios mundos. Kevin Parker trajo un idea concreta, lo cual hace que el álbum se transforme en un todo. La música tiene una base de rock psicodélico típico de los 60 pero sin duda menos colgado, con bastante más beat, más movido. No vamos a encontrar ningún tema al estilo de “See-Saw” de Pink Floyd en donde la psicodelia llega al punto en que la música “te droga” y uno siente que estuviera flotando. Acá hay mucho ritmo. Esto lo hace sonar bastante actual, ya que el ritmo con bastante swing cuasi-maquina a-la-Ramones se ha vuelto muy común en las bandas de garage-indie hoy en día. Como tenía que serlo, obviamente el disco está plagado de sintetizadores (que en realidad suenan más a los de bandas de rock progresivo de los 70) y de sonidos sintéticos y concretos. Estos sin duda se adaptan al estilo musical y en su gran mayoría, a mi consideración, están bien utilizados, mezclándose a veces con el ritmo, la melodía y la armonía presente en el momento (un ejemplo es en el principio de “Be Above It” donde una segunda pista de la batería se desfasa para dar un efecto de mayor velocidad o en la unión de la primera y segunda parte del verso de "Why Won't They Talk to Me?", donde un sonido sintético granular va aumentando su velocidad y altura hasta llegar a una “explosión” y uniendo estas 2 partes). Sin embargo, hay momentos en los que estos sonidos no tienen sentido y parecen un set de fuegos artificiales, como si fuera una demostración del nuevo “juguete” de la banda y nos decimos “Bueno chicos ya entendimos que son locos y tienen juguetes interesantes”. Aun así, nunca llega a una exageración muy grande y no impide seguir escuchando el disco tranquilamente.

Como dije anteriormente, el disco no es agresivo ni sucio. Es bastante limpio y amigable. Lo más agresivo que se encuentra aquí, y que sin duda se separa del resto del disco, es el tema “Elephant”, un tema, dentro de todo, bastante sucio y con fuerza, con bastante distorsión. Es un tema que suena mucho al estilo de Jack White en sus diferentes proyectos.

Según Parker, el álbum está enormemente influenciado por el Pop plástico a-la-Britney Spears. Quería un álbum audible y fácil pero inteligente. En mi opinión, no tiene absolutamente nada de Spears, por ningún lado. Y para ser sincero, habría sido tétrico tratándose de una artista que no ha aportado absolutamente nada a la música y su éxito se debió a un buen marketing y no creo que sea recordada por su música. Pero es verdad que hay algo de “audible y fácil” en el disco. Yo lo asemejaría más a The Beatles. Las melodías, además de la voz de Parker que tiene una gran reminiscencia a la voz de Lennon en la época psicodélica de The Beatles, tienen mucho en común. Y una de las cosas que tuvo esta gran banda fue el tener melodías fáciles y pegadizas.

Pero la verdadera máxima influencia de este disco fue “A Wizard, A True Star” de Todd Rundgren, un disco que también maneja todas estas cosas y más, como sonidos sintéticos y concretos para crear paisajes sonoros, elemento que también es muy importante en este disco de Tame Impala.

El 2do trabajo de Tame Impala es sin duda una joyita de la escena del rock de hoy en día y porque no del rock en general. Es un disco que trae una propuesta sonora consistente y homogénea. Es sin duda un disco conceptual, tanto del lado lírico como musical. Y lo increíble es que es recién el 2do trabajo discográfico de la banda (bueno, el 3ero contando el EP), lo cual abre la posibilidad de que en el futuro lleguen con cosas aún mejores. Gran banda, gran disco.

Como será costumbre en este blog, dejo links para que puedan escuchar los diferentes temas:

"Mind Mischief"http://www.youtube.com/watch?v=IF5E2X55_kg             
"Music to Walk Home By"http://www.youtube.com/watch?v=5LLEefqlc84          
"Why Won't They Talk to Me?"http://www.youtube.com/watch?v=HQ7hdF7Xyns               
"Feels Like We Only Go Backwards"http://www.youtube.com/watch?v=wycjnCCgUes     
"Keep on Lying"http://www.youtube.com/watch?v=0YGNdAQsI4o              
"She Just Won't Believe Me"http://www.youtube.com/watch?v=-AiXNnpvTBk    
"Nothing That Has Happened So Far Has Been Anything We Could Control"http://www.youtube.com/watch?v=C1VelTQ3hdY     



Hasta el próximo viernes

6 comentarios:

Savoy Truffle dijo...

Amigo Tame Impala, que es un grupazo de tomo y lomo bebe de los Beatles del Revolver (sobre todo) y de los primeros y psicodélicos Pink Floyd.

Un saludo.

Carlos Tizón dijo...

Pues habrá que prestarles atención, a ver si hacen justicia a tus palabras

saludos

Luther Blues dijo...

Saludos werty ,gracias por invitarme a tu nueva propuesta del cual estaremos pendiente
Un abrazo hasta la otra orilla

Víctor Hugo dijo...

¡Muy buenas!

No sé si serán una moda pasajera, lo que tengo claro es que el disco entero es una auténtica maravilla y que disfruto mucho de él... Eso es lo único importante ¿verdad? :)

¡Saludos y a seguir así!

Johnny dijo...

Un buen disco del año pasado, aportó frescura y sonidos fuera de las modas actuales. Saludos.

Sergio DS dijo...

Venir de EXQUISITECES y encontrarme con uno de los álbumes que más me ha enganchado el año pasado es motivo suficiente como para quedarme en tu casa. Con permiso me acomodo.
:)