viernes, 7 de junio de 2013

My Bloody Valentine - "mbv"

El disco del que voy a hablar es el reciente regreso de una de las bandas más importantes e interesantes del rock alternativo de finales de los ’80 y comienzos de los ’90: My Bloody Valentine.

La banda de origen Irlandés formada en Dublin a principios de los ’80 había lanzado, hasta este año, 2 álbumes, 2 mini álbumes, 1 álbum en vivo y 7 EPs.  Su éxito nunca fue masivo, pero siempre ha sido considerada como una de las bandas más influyentes del rock alternativo, especialmente el shoegazing, una rama del rock alternativo caracterizada por un sonido distorsionado cargado de efectos de guitarra, vocales poco comprensibles, melodías y armonías bastante gentiles apartadas de la oscuridad que presentaban otras bandas de esa época y la creación de paisajes sonoros; un sonido definitivamente etéreo que intenta (ya que por comienzos de este siglo hubo un renacimiento de este estilo) evocar un ambiente surrealista parecido a un sueño.

De todas las bandas de este estilo, My Bloody Valentine es sin duda la más aclamada y la que mejor lo caracteriza. Si uno pasara por un filtro todos los efectos que le dan colores a esta banda, se puede notar como las canciones son gentiles y amables. Son canciones muy bellas y entrañables, lo que uno denominaría como “una linda canción”. Pero uno no se puede despegar de todos los efectos.

Aunque cuentan con un gran número de EPs, el sonido de la banda se puede dividir en 2: el 1er álbum y el 2do. Ambos presentan similitudes: acordes bastante extraños, mucha distorsión y efectos, melodías muy calmas y cristalinas. Sin embargo, el 1er disco es muchísimo menos etéreo que el 2do, acercándose más a un rock alternativo propiamente dicho, mientras que el 2do, debido al enorme uso de distorsión y efectos, la carencia de platillos en la batería haciendo que el ritmo quede difuso y las vocales tan incomprensibles con melodías indistinguibles, de verdad llevaban la música a otro mundo, transformando una música con un típico formato de canción en un verdadero viaje a algo más ambiental.

Fue con su 2do álbum que la banda se ganó el gran reconocimiento que tiene hoy en día más allá de su popularidad un tanto acotada, ya que este es nombrado en varias listas como uno de los mejores discos de los ’90, uno de los mejores del rock alternativo y en algunas como uno de los mejores en la historia del rock.

La banda es liderada por Kevin Shields, compositor, guitarrista y en algunos casos vocalista. Como compositor, es difícil definirlo. Si uno toma la forma y la progresión armónica de las canciones, sería uno más en un millón, pues estas no se alejan para nada de la armonía tradicional de las canciones típicas. Sin embargo, su forma de armonizar los diferentes acordes es bastante especial. Pero por lo que se lleva más crédito es por como arregla estas canciones. Es un hombre que ha sabido muy bien como usar los diferentes efectos de la guitarra y la barra de tremolo y así generar el ambiente y sonido tan distinguible de la banda. En mi opinión, es uno de los mejores guitarristas que he escuchado en mi vida. Carece de una gran técnica y sin duda de virtuosismo. Pero su sonido etéreo (disculpen la repetición constante de esta palabra, pero es la mejor forma de definir a esta banda) es algo muy personal que si uno lo conoce, lo distingue a primera escucha. Y eso para mí es algo muy difícil de lograr y es lo que distingue a un guitarrista con una gran técnica de un verdadero gran guitarrista (bien sabemos esto por ejemplos como Neil Young).

Por el 2007, la banda volvió a reunirse y dieron bastantes conciertos y fue recién este año que lanzaron su tan esperado 3er álbum.

“mbv” empezó a ser compuesto en el ’97, un poco antes de la ruptura definitiva de la banda y el resto empezó a terminarse en el 2007, completándose el año pasado y siendo lanzado el 2 de Febrero de este año.

El álbum sigue la línea de la banda, pero sin duda es un nuevo enfoque. Podemos encontrar aspectos de ambos discos, ya que nuevamente, como en su 1er disco, encontramos ritmos más claros y menos difuso pero con las melodías gentiles a lo dream pop y las guitarras super distorsionadas cargadas de efectos y ruido del 2do.

Sin embargo, estamos en el 2013, 22 años más tarde de “Loveless”, lo último que vimos de la banda y obviamente hay cambios. Bueno, obviamente no, más bien por suerte. Muchos, al haber escuchado la noticia de este nuevo lanzamiento, seguramente tuvieran las esperanzas de reencontrarse con algo al estilo de “Loveless”. Pues eso habría sido un regreso un tanto estúpido y parecería algo más bien comercial. Y por suerte Kevin Shields y la banda decidieron tomar la esencia de My Bloody Valentine y adaptarlo a los tiempos de hoy en día, o más bien, hacerlo evolucionar, trabajarlo nuevamente, darle un nuevo enfoque.

Con esto dicho, ya los introduzco a lo que se encuentra en este álbum. Es rock alternativo, es shoegazing, pero es actual.

Como el disco empezó, como dije, hace varios años, nos podemos encontrar con diferentes cosas, algunas que se acercan más al trabajo anterior de la banda y cosas que son totalmente nuevas del punto de vista estilístico.

“She found Now”, el tema que arranca el disco, es el que más se acerca a “Loveless”, con un sonido muy distorsionado, melodías con tono a “sueño”, carencia de platillos y la creación de un ambiente sonoro. Otro ejemplos que se acercan a esto son “Who sees you” y “Only Tomorrow”, que tal vez esté más cercano a “Isn’t Anything”.  Estos son las primeras 3 canciones del disco.

Es en temas como “New You”, “In another way” y “Wonder 2” donde nos encontramos con canciones más modernas.

“New You” es la canción que más se aparta de lo que mejor se conoce de esta banda. Es un tema bastante pop, acercándose a un pop-rock del estilo de Alanis Morissette, con un ritmo bastane comprensible, sin distorsión y ruido y melodías bastante gentiles y alegres. Igual la esencia de la banda no se pierde. La guitarra tiene un efecto delay, la voz de Bilinda Butcher la escuchamos como siempre, con su encanto de tranquilidad, un teclado del estilo que se escucha en “Loveless” hace una melodía simple y pegadiza y la progresión armónica es la típica de la banda.

“In another way” tiene un ritmo muy percusivo del estilo de electrónica con energía como Prodigy. En el verso principal nos encontramos con una guitarra distorsionada con el sonido clásico de la banda. Pero lo interesante es en la secciones instrumentales donde la masa sonora baja drásticamente, quedando solamente la percusión una guitarra eléctrica y un teclado. Esto llama la atención porque la banda se caracteriza por un sonido de “masa” careciente de vacíos.

“Wonder 2” es la más modernosa. En todo el tema, se escucha ruido blanco pasado a través de un filtro que viaja constantemente de las frecuencias agudas a graves. Nuevamente nos encontramos con una percusión más electrónica. Aunque se escucha perfectamente el ritmo, debido a los efectos de guitarra y un sonido de masa constante, esto se pierde y se crea un ambiente bastante etéreo. Lo magnifico es como logran este ambiente con un enfoque totalmente diferente al de sus discos pasados, ya que la pared de ruido de guitarras eléctricas no se encuentra presente. Podría decir que es el mejor tema del disco.

Pero lo más interesante es lo que nos presenta “Is this and yes” y “Nothing is”. El primero es super calmo con una instrumentación muy reducida: solo teclados y una voz. El segundo es con guitarras super distorsionadas, bajo y batería. Aunque ambos son mundos diferentes, siendo el primero un tema muy tranquilo y surrealista sin ritmo con teclados haciendo largos acordes que se transforman en otros lentamente y una voz haciendo melodías pausadas y sin letras, haciendo que se acerque al ambient music de Brian Eno, y el segundo una masa pesada con energía y mucho ritmo y sin vocales, ambos nos presentan un paisaje sonoro, un ambiente musical cuasi-estático donde uno se puede dar el gusto de encontrar los detalles que forman el sonido total.

Es que el disco, en general, se caracteriza por 2 cosas: finales muy largos  que a veces superan la mitad de la duración de la canción y una estructura que no se basa en versos y estribillos (a excepción de algunos temas), sino en ciclos que se repiten una y otra vez. Sin embargo, la repetición, al ser de ciclos que duran 30 segundos o más, no es tan perceptible y obvia. Pero es algo a tener en cuenta, porque es una forma bastante diferente de armar las canciones a lo tradicional y a la larga, hacen que el disco sea escuchado de otra manera.

Es por esto que “Is this and yes” y “Nothing is” son las canciones más representativas del disco, ya que son las más ambientales y donde la repetición es más obvio. Bueno, en “Nothing is” es lo primero que es escucha, pues la repetición del ciclo es cada 3 segundos aproximadamente. Y además, tienen la esencia de My Bloody Valentine pero con un enfoque más moderno. Es la transportación del My Bloody Valentine que conocemos a la escena musical de hoy en día.

“If i am” sería el hilo conector entre esta nueva etapa y la anterior.

Es un disco muy bueno.  Trae de regreso a una banda con un sonido muy particular pero con una nueva cara. La base de rock alternativo y shoegazing sigue presente, pero sin duda es un disco con un sonido actual. Hay grandes influencias de la música electrónica de finales de los ’90 y de la actual. No tanto en los efectos sonoros o producción sino en la forma de las canciones y la forma de encarar la percusión.

Es posible que algunos fanáticos de la banda no se entusiasmen mucho con lo que nos presenta este disco y aún más los fanáticos del shoegazing, pues están acostumbrados a un sonido mucho más sucio, garage y bueno, de los ’90. Pero hay que saber que la música avanza y sería una mentira siguieran tocando lo mismo habiendo pasado 22 años y estando en una época donde hacer ese estilo en su pureza no tendría razón de ser.

Pero creo que es un disco que cuanto más se escucha, más gusta y más cosas se le encuentran. Yo soy fanático de My Bloody Valentine. Me encanta y “Loveless” es de mis álbumes preferidos y debo decir que la primera vez que lo escuché me gustó mucho pero no me emocionó. Y en los últimos días lo he escuchado varias veces y cada vez le encuentro más cosas interesantes y se está ganando mi aprecio enormemente.

Le guste o no a uno, hay algo que es cierto: es un disco con un sonido genuino, particular y diferente y ningún disco de los últimos años suena como este.

Como siempre, dejo los temas para que escuchen:





Espero que les guste y hasta la próxima semana!!!



1 comentario:

Carlos Tizón dijo...

Fijate que es de esas bandas a las que nunca me he acercado. Habra que poner remedio