viernes, 14 de junio de 2013

Sigur Rós - "Kveikur"

Hace unos poquitos días me enteré de que esta gran banda llamada Sigur Rós está a punto de lanzar un nuevo álbum y que ya se puede escuchar en la red. Así que tuve que dejar para la próxima semana el disco de jazz que les traía porque me emociona escribir de algo que aún no se ha lanzado y sentirme como un verdadero crítico con las últimas noticias.

Esta banda de Islandia que ha estado activa desde 1994 es, en mi opinión, una de las bandas más interesantes de la actualidad.

Como todo lo de hoy en día que no es un estilo puro, esta banda es denominada como rock alternativo. Pero por suerte podemos ser un poco más específicos.

En una vista gruesa, podemos encasillarlos dentro del post-rock, una rama del rock caracterizado por concentrarse más en el timbre, el ritmo y los distintos efectos electrónicos disponibles  para generar distintas texturas y sonidos y así crear un ambiente. Podría denominarse como ambient-rock también.

En el caso de esta banda, el ambiente generado llega a uno muy etéreo. Esto lo logran por la instrumentación: percusión (tanto batería como otros, sobre todo de tradición islándica) con gran uso de platillos, teclados que hacen acordes más que melodías, guitarras con mucho delay y reverb, que en el caso de Jón Þór Birgisson, cantante, guitarrista y líder de la banda, son tocadas con arco de violín (lo cual sin duda ayuda mucho para generar el sonido característico de la banda). Pero un detalle que ayuda enormemente son las vocales. Estas generalmente son hechas en coro, cantando líneas a diferentes distancias y a veces en una forma más bien polifónica, haciendo que, rítmicamente, no se entrelacen pero se mezclen entre todo el sonido producido por el resto de los instrumentos. A su vez, en un enorme número de casos, las letras están hechas con palabras inventadas por ellos mismos y al mismo tiempo repitiéndolas una y otra vez, haciendo que las palabras obtengan su valor por los fonemas más que por su significado, algo muy parecido a lo que hacía Cocteau Twins.

Por otro lado, la música de Sigur Rós es muy esperanzadora. En muchos momentos es alegre y tierna y muy poquitas veces llega a algo oscuro o triste. Pero en cualquiera de los casos, es esperanzadora. Claro, esto es subjetivo, pero debido a la pared de sonido que hace que uno siente que todo estuviera por explotar con rayos de luz, lo que se produce sentimentalmente es eso.

Algo que no se puede dejar de lado es la enorme cantidad de detalles que tiene la música. La mayoría de ellos no son puntillescos cuya presencia se nota apenas aparecen, sino como una suma a todo el sonido. Esto sucede, además, porque la banda contiene una gran base minimalista y por ende estos detalles también son de esa naturaleza, lo cual hace que su presencia, debido a la repetición, vaya aumentando a medida que pasa el tiempo.

Todo esto que define a la banda fue evolucionando desde sus principios y llegando a su punto máximo en su 4to álbum “Takk…” lanzado en 2005, tanto por el desarrollo del estilo como por la calidad de las composiciones, que en muchos casos, dejan de ser canciones y son verdaderas obras.

Ya en su 5to álbum, “Með suð í eyrum við spilum endalaust”, la banda empezó a encaminarse para otro lado, dejando de lado su sonido puramente post-rock. Aquí se pueden encontrar canciones con formato más tradicional y gran uso de instrumentos acústicos, llegando en momentos a canciones folk. Lo interesante es la fuerte inclusión del folklore islándico en las canciones del disco, algo que se ha vuelto más fuerte a medida que pasa el tiempo.

Algo característico es la voz de Jón Þór Birgisson, quien canta la mayor parte de las vocales con un falsete super agudo, a veces grabando más de una pista y haciéndolas sonar simultáneamente, lo cual crea una polifonía extraña, ya que escuchamos más de 1 voz pero todas con el mismo timbre.

Lo que les traigo hoy es el 6to álbum de Sigur Rós, “Kveikur”, el cual será lanzado el próximo 17 de Junio pero ya se puede escuchar gratuitamente en Amazon

Este disco es un nuevo cambio en la banda por varias razones.

Para empezar,  Kjartan Sveinsson, el tecladista, ya no se encuentra presente en la banda, dejando a Jón Þór Birgisson (vocales y guitarra), Georg Hólm (bajo) y Orri Páll Dýrason (batería) solos en un formato de trío.

Estilísticamente, es una especie de retorno. No llega al nivel de eteriedad de “Takk…” o trabajos anteriores, sobre todo porque la actuación de la percusión carece de la cantidad de platillos que solía tener en esa época. Pero las guitarras y el sonido en general son cercanos a la pared de sonido que los identifica. A diferencia de su trabajo anterior, “Valtari”, la electricidad no va por el lado estilístico, ya que en ese álbum nos encontrábamos con influencias de música electrónica. Va más por el sonido.

Es que es un nuevo cambio en la banda como dije anteriormente. Es un disco con más ruido, más fuerza, más oscuridad, más agresivo.

Gran parte de la esperanza se ha perdido. Han llevado la pared sonido hacia otro lado. Antes aludía a algo con mucha energía, como si a uno se le expandiera el alma. Ahora alude a un ambiente más oscuro y melancólico. No es triste, pero tiene su oscuridad. Sin duda es más contemplativo y reflexivo que sus trabajos anteriores. No sé si tendrá algo que ver con la partida de Sveinsson.

Ya en el primer tema, “Brennisteinn”, la percusión tiene mucha energía y las guitarras tienen un sonido en el que no se percibe el rasguido debido a la distorsión.  El tema es un excelente ejemplo de la construcción de canciones de la banda, conteniendo 2 partes bien conectadas, siendo la primera la más sucia y agresiva y la segunda acercándose más a lo que ya se conoce pero con el ambiente oscuro que les mencionaba.

El segundo tema, “Hrafntinna”, se caracteriza por la percusión tan peculiar, la cual consta de platillos y metales con un ritmo basado en el folklore islándico. Es interesante la coda final hecha con vientos de metal. Este tema es el más oscuro del disco.

“Ísjaki” es la más cercana al dream-pop a lo Cocteau Twins. Es interesante la mezcla de percusión electrónica con la batería. Lo más apreciable son los arreglos vocales, logrando una capa de sonido.

“Yfirborð” es el tema que más se acerca al reconocido sonido de la banda. Es un tema muy ambiental cargado de sonidos. Desde un principio no se nota el pulso, tanto por los sonidos como por las vocales. Lo interesante es que pasado el minuto, aparece un sonido percusivo electrónico el cual haría consciente el pulso pero por su naturaleza repetitiva y minimalista, termina sonando como un detalle más, produciendo un estado de trance. Como es característico de la banda, la carga de sonido va aumentando de a poco. Sin embargo, este se encuentra bastante distorsionado, logrando un sonido más sucio y agresivo.

“Stormur” debe ser la más alerge del disco, tal vez la única con el sentimiento esperanzador. Aquí se combina un sonido etéreo con una percusión muy tangible.

“Kveikur”, como canción que le da el título al álbum, tenía que ser la más representativa. Y lo es. Ya a los pocos segundos escuchamos un sonido eléctrico distorsionado cargado de energía. La percusión también cuenta con mucha energía. Y como debía ser, en el estribillo nos encontramos con una pared de sonido cargada de energía. La canción está plagada de sonidos atonales cercanos a los de música industrial o música concreta, dándole ese ambiente más sucio y enérgico. También ayudan mucho los sonidos logrados por pasar pistas de audio hacia atrás, como en los viejos tiempos psicodélicos de los ’60. Lo más valioso es el final: una sección instrumental minimalista plagada de energía seguida de unos cuantos segundos de una guitarra distorsionada y chirriante tocada con arco de violín. Sin duda el mejor tema del disco.

“Rafstraumur” sigue la línea de “Stormur”, pero con mucha más energía y con una cara más cerca al rock que al dream-pop, lo contrario a “Stormur”.

“Bláþráður” es un tema muy interesante por la cantidad de secciones en tan solo 5 minutos. Son diferentes pero todas relacionadas. No es un tema de rock progresivo. Aquí se combinan varias cosas que encontramos en otros temas: los sonidos sucios, la energía, la melancolía. Sin duda lo más interesante es cuando entra la percusión con un toque potente. Como es clásico en la banda, el tema cierra con una coda ambiental. Es un tema con esperanza pero en un sentido más oscuro.

“Var” cierra el disco con una tonada melancólica y triste. Consta de un piano repitiendo una y otra vez la misma progresión armónica variando en cada repetición los detalles, un fondo de sonidos que se asemejen a instrumentos de arco haciendo acordes largos y sonidos atonales que aparecen y desaparecen. Es un tema ambiental per-se. Creo que es un buen cierre, pues nos deja con el sentimiento que intenta transmitir el disco de una forma más clara y contemplativa.

Aunque, de alguna forma, es un retorno a su sonido original, sin duda es un cambio. Sigur Rós siempre careció de oscuridad, distorsión, tristeza, melancolía; siempre careció de lo que se genera en este álbum. Y sin duda que cuando uno evoca sentimientos que de alguna forma estaban desconectados a los trabajos anteriores, algo nuevo se crea.

2 elementos musicales son importantes: la percusión cargada de energía y el constante uso de guitarras eléctricas distorsionadas que en momentos llegan a sonidos atonales y ruidosos al estilo de Sonic Youth o el lado más punk de Neil Young.

Luego de 2 álbumes pasivos y amigables, nos encontramos con esto: una ola de sonido sobrecargada de sentimientos profundos.

Para aquellos que nunca escucharon la banda, puede que sea algo diferente. Es un disco muy personal y profundo. Pero para aquellos amantes de la banda como yo, van a quedar encantados y emocionados con este rumbo que ha tomado Sigur Rós.

Al principio hable de “Takk…” como el mejor trabajo de la banda. Pero debo decir algo: a medida que escucho más y más “Kveikur”, empiezo a darme cuenta que tal vez Sigur Rós ha logrado su mejor trabajo, tanto por los arreglos y la construcción de las canciones como por el ambiente que evoca.

Un disco oscuro y sobrecargado de energía….perfecto para tiempos oscuros y desolados como los de hoy en día.


Aquí les dejo algunos links de Youtube para que puedan escuchar algunas canciones:


Y aquí les dejo el link de Amazon para que lo escuchen en su totalidad: 




Hasta la próxima semana!!!!











No hay comentarios: