sábado, 20 de julio de 2013

Iggy & The Stooges - "Ready to Die"

A veces me pongo a pensar que significa el rock. De verdad (aunque suene extremadamente idiota). ¿Es un estilo musical o es algo más también? ¿Es una moda? ¿O es en verdad una actitud? Y de ser una actitud, ¿cuál de todas las supuestas definidas como “rock” es la verdadera?

Antes empezaría definiendo que cosa NO es rock. Ya sabemos que todo el pop electrónico, sintético y degradante no lo es. Así que mejor voy al borde de la línea.

Para esto tomaría una banda como ejemplo: U2. Musicalmente son buenos. Lo reconozco y han aportado a la música. Su música podría encasillarse dentro del rock. Ahora, ¿ellos representan algo del rock más allá de su música? En mi opinión no. Y es por lo siguiente.

Para mí el rock, el verdadero rock, no es solo la música que tocas, sino como la tocas. No es tanto como te vistes y luces, sino como te paras ante la gente. No es drogarse sino saber que hay una enorme parte de la sociedad y su cultura que es asquerosa y que de verdad a uno le gustaría irse a otro planeta. No es decir “todo es una mierda, váyanse al carajo”, sino salir y que “váyanse al carajo” signifique hacer algo al respecto. No es transgredir por transgredir sino para demostrar un punto. Para mí, el rock es ser genuino y fiel a los ideales de uno y no andar con preocupaciones estúpidas como el pensamiento de los demás. Es salir al mundo y “dejar todo en la cancha” y no bancarse la mediocridad. Es tener garra y tener actitud, pero por sobre todo, nunca perder la esencia de uno mismo.

 Un gran ejemplo para mi es Zack de la Rocha, cantante de Rage Against the Machine, quien será rapero y que a su vez, la música de su banda no será el rock en su mayor pureza, pero que sin duda es de los más rockeros que he conocido en mi vida. Otro es Henry Rollins, un demente del gimnasio con un cuerpo más limpio que un baño de hotel 5 estrellas y que tiene más agallas y energía que nadie.  

En mi opinión, el decir que uno es “rockero” porque se viste con cierta ropa y tiene ciertas actitudes es una farsa, una farsa patética sacada de un supuesto manual. No es un rockero, es un cliché sacado de una revista de moda o de una revista Rolling Stone. Alguien que se preocupa tanto por lucir como un rockero y que tiene que hacer lo que está escrito en una definición es lo mismo que cualquier mujer u hombre que gasta dinero en su look. Es eso, un look, no una actitud ni principios ni nada. Y si no coinciden conmigo, simplemente busquen videos de, por ejemplo, Billy Joe Armstrong, cantante de Green Day, quien se ve en la necesidad de pintarse los ojos de negro, vestirse con un vestuario sacada de un prototipo de rockero, estar insultando constantemente y actuar como un idiota solo para demostrar que es rockero. Y esto lo digo, sobre todo, porque en su juventud no era así y recién a los 40 años se le dio por ser un cliché.

Pero podemos irnos más lejos aún y esto es porque, por ejemplo, The Rolling Stones y Ac/Dc son bandas de rock, del verdadero rock pero como bien sabemos, hay una rama que lleva todo esto aún más lejos, convirtiéndose en la verdadera y última gran revolución musical, pero más que nada social, que ha habido en mi opinión: el punk.

Aunque muchos catalogan el punk como algo cuadrado y simple y a veces hasta algunos punks idiotas que no tienen de verdad idea de lo que es, lo denominan como “ir a las raíces y hacer cosas simples” (algo que es una idiotez porque la complejidad a la que llegó la música de Black Flag, por ejemplo, fue increíble y fueron sin duda de las bandas más punk que ha habido en la historia), el punk en realidad tiene muchísimo para ofrecer. Musicalmente sí, pero más que nada conceptualmente.

La a veces simpleza de este género (y digo a veces porque casos como Black Flag, The Clash, Wire y Public Image Limited son totalmente lo contrario), combinada con la crudeza, suciedad, energía y agresividad, es un verdadero golpe a la realidad. Es un mensaje que llega directo, nada de vueltas ni metáforas ni simbolismos: es un escupitajo en la cara. Y sí, musicalmente el rock progresivo es mucho más complejo y tal vez, analíticamente, tiene mucho más para ofrecer (creo que debo ser de los pocos verdaderos amantes del punk que es a su vez un verdadero amante del rock progresivo). Pero como mensaje social, no le llega ni a los pies. Es más, creo que ningún género tiene una verdadera crítica y realidad como la del punk.

Sin ir mucho más lejos en el tiempo, el movimiento hippie, en sí, no es tan diferente al punk en cuanto a lo que propone: liberación social en todos los sentidos. Sin embargo, el movimiento hippie, en mi opinión, falló en la forma de lucha. Yo creo en la paz, pero cuando se lucha, el mensaje debe ser verdaderamente crítico, debe ser un grito. Y eso fue lo que logro el punk: gritar.

Como todos sabemos, 1977 marcó el año del nacimiento del punk, como movimiento. Sin embargo, se pueden encontrar rastros del mismo años antes. Los primeros ejemplos que me saltan a la cabeza son New York Dolls, MC5, The Who y The Kinks. Creo que estas 2 últimas son las primeras bandas punk, tanto en su música como en actitud.

Pero es indiscutible que el punk lo inició una banda de Michigan a finales de los ’60. Lo iniciaron ellos porque su actitud era punk, su puesta en escena era punk y su música era punk y que, aunque son previos al inicio del mismo, años luego se les empezaron a denominar como punk o protopunk.

Permítanme decirles que el punk y la actitud más desgarradora del rock la inventó esta gran banda: The Stooges.

No es mi banda favorita y tal vez no esté dentro de un top 20. Pero no puedo dejar de asombrarme con todo lo que representan.

The Stooges son crudos, son agresivos, son enérgicos, son sucios, son transgresores. Son todo lo que sería el punk y mucho más. Uno los escucha hoy en día y le pueden gustar pero tal vez no sorprender mucho. Pero imagínense esto: Simon & Garfunkel con su tranquilidad, Grateful Dead con su psicodelia y jams eternos, King Crimson dándole nacimiento al rock progresivo, Miles Davis entrando en una etapa tan compleja y surrealista que no tiene definición, los varios Beatles con sus diversas formas de pedir la paz, entre otras cosas. Y llegan 4 anormales con una música que de belleza (en su definición más común) no tiene absolutamente nada, llevando la potencia y energía al borde de la agonía, con un guitarrista que distorsiona su guitarra hasta que suena como un ruido podrido, una sección rítmica que toca sus instrumentos golpeándolos con ladrillos y un verdadero demente cuya voz está entre el canto y el grito y que en el escenario está siempre con el pecho al desnudo, saltando y moviéndose desaforadamente todo el tiempo y que salta hacia el público, gira en el piso sobre vidrios cortándose el cuerpo y que hasta vomita en el escenario.

Desde sus inicios, como varias grandes bandas que desafiaban todo y que traían un arte que requería un poquito más de pensamiento (como siempre, a la gente le gusta lo que está super claro y cuyo mensaje está ahí, en el frente y ya cuando requiere de un MÍNIMO de esfuerzo mental,  “adiós, no consumimos arte, consumimos entretenimiento”) no tuvieron el reconocimiento que merecían. Pero con el paso de los años, sobre todo desde el inicio del punk, movimiento en el cual fueron una enorme influencia, esto fue cambiando y hoy en día es considerada de las bandas más influyentes de la historia y sus 3 discos de la primera época, “The Stooges”, “Fun House” y “Raw Power”, son considerados pilares del rock.

El estilo de The Stooges es rock and roll crudo y sucio con unos toques de pesadez y energía que los hace rondar entre el hard rock más rockandrollero y el garage rock, logrando una mezcla que llevaría al punk y por eso la tal denominación de protopunk.

Con esta definición que les he dado hay muchas bandas. Pero hay que combinar esto con lo que dije antes: la actitud desafiante. Y eso hace que The Stooges tenga ese “no sé qué” que los hace tan únicos. Y es algo inimitable porque es como querer ser imitador de una persona, y no digo en el sentido artístico, sino en el sentido personal.

Creo que para entender esto es necesario ver grabaciones en vivo de ellos. Pero creo que, por sobre todo, hay que ver de qué se trata Iggy Pop, el alma de la banda, porque la verdadera esencia de este hombre no corre solo por su música, sino por como se presenta ante el público.

Muchos lo definen como un demente cargado de energía. A mí me gusta la definición de Henry Rollins: el verdadero rey del rock and roll. Es que tiene eso que inspira. Un hombre que arranca el concierto sin remera en buenas condiciones y que al terminar el concierto está literalmente empapado en sudor al borde de la muerte. E inspira mucho más hoy en día siendo un hombre de 66 años. La juventud (aunque teniendo 23 años y viendo lo que es mi generación empiezo a dudarlo drásticamente) es, de alguna forma, sinónimo de energía y vitalidad y tal vez una persona con energía y “locura” en su juventud no asombre tanto. Pero NADIE espera que una persona a los 66 (y hoy, lamentablemente, a partir de los 30) tenga tanta energía. Pero Iggy la tiene. Es más, tiene más energía, euforia y entusiasmo que la mayoría de los jóvenes de 20 y algo o incluso más jóvenes. Es un hombre con un estado físico que se lo envidiaría hasta gente con 30 años menos. ¿Y se drogará? Según él no y le creo. Pero si lo hace, ¿qué? Apuesto todo a que ninguna persona de esa edad o incluso menos, con la cantidad de droga que quiera, sea capaz de todo lo que hace Iggy . Y eso inspira y da esperanzas. Al igual que Neil Young, demuestra que avanzar en edad no es sinónimo de envejecer y mucho menos de perder la esencia de uno.

La banda, luego de su ruptura en 1974, se reunió en el 2003, dando varios conciertos. En el 2007 lanzaron “The Weirdness”, su 4to álbum y el primero luego de casi 34 años de “Raw Power”. Sin embargo, no tuvo buena crítica, aunque en mi opinión es excelente.

Este año, Iggy & The Stooges volvieron y mejor que nunca con su último álbum de estudio: “Ready to Die”.

Este álbum, para empezar, marca un gran cambio. Es el primer disco sin Ron Asheton, miembro fundador y cabeza de la banda junto a Pop, quien fue hallado muerto el 1ero de Enero del 2009. Es por eso que el disco está adjudicado a Iggy & The Stooges y no a The Stooges. Según Iggy Pop, “The Stooges murió con Ron, pero Iggy & The Stooges sigue vivo”.

Gracias a esto, el álbum marca el retorno de James Williamson a la guitarra, guitarrista que le dió ese toque especial a la guitarra en “Raw Power”.

Estilísticamente, es un cambio. No uno trascendental, pero es un cambio. Este disco nos presenta un Stooges un poquitín menos crudo y sin duda más rockandrollero. Sí, sin duda tiene mucho más rock and roll que nunca. Aun así, no llega a un nivel de Rolling Stones, y como dije, es un poquitín menos crudo, o sea, sigue siendo crudo igual.

Lo que se mantiene intacto es la energía. Es un disco con mucha fuerza y potencia. Es de esos discos que levantan el ánimo y lo pone a uno super eufórico. Es energizante. Es de esos discos que uno lo escucha y se dice a sí mismo “en vivo esto debe sonar de puta madre”.

Algo interesante es la voz de Iggy. El clásico de un veterano del rock es “de joven cantaba mejor y ha perdido su voz”. Iggy es el caso contrario, al punto de que me atrevo a decir que se encuentra mejor que nunca. Por un lado, tenemos el Iggy del clásico Stooges: flojo y desafiante, con un canto rock and rollero sexual en el registro medio-alto. Pero el rey del rock and roll encontró, hace varios años, su esplendor en el registro grave y ahora lo trae al sonido de la banda. Es una voz atrapante y seductora. Y si se combina el sonido rockandrollero y sucio de la banda con una voz de esta índole, se obtiene una música con una carga sexual impresionante. Pero además tenemos un Iggy pasivo, cantando con una voz gastada y casi que en susurro, mostrándonos el lado amable y entrañable de este hombre.

Pero la mayor novedad es la inclusión de los 2 primeros temas acústicos en la historia de la banda. Si alguien alguna vez se preguntó cómo sonaría la banda en forma acústica, pues aquí tiene la respuesta. ¿Y saben qué? Suena increíble.

Una de las cosas que más me gusto del álbum son las letras. Aunque siempre tuvieron cierta crítica y desafío, creo que en este álbum logran algo valeroso: temáticas serias con una enorme carga de crítica social que, combinada a la música, son un buen dedo del medio.

“Burn” abre el disco de forma enérgica en un ambiente desolador, con una voz en un registro medio-grave.  Aquí las guitarras de Williamson son más sucias que nunca.

“Sex and Money” nos trae el rock and roll más básico del disco, lo cual es sin duda logrado con la ayuda del saxo de Steve Mackay y los coros de Petra Haden.

“Job” es el tema con la actitud más rockera de todas. La voz de Iggy ronda entre el canto y lo hablado, acompañado con una banda que toca un rock de garage como los mejores. También ayuda mucho la letra, con líneas como “Tengo un trabajo y no paga un carajo. Tengo un trabajo y estoy cansado de él”.

“Gun” tiene tiene un ritmo rápido y bien marcado, acompañado con una guitarra de hard rock del lado más rockandrollero. Creo que en vivo sería el tema con más potencia.

“Unfriendly World” es la primera acústica de la banda. Es un bello tema de blues-folk del estilo de Rolling Stones, pero con armonías muy diferentes que los diferencian. Algo apreciable son los arreglos de guitarra, demostrando que Williamson es un verdadero grande del instrumento. La percusión también es muy interesante, siendo esta simple pero muy original. Aquí nos encontramos con el Iggy pasivo y entrañable que les comentaba. Una verdadera gema y de los mejores temas del disco sin duda.

“Ready to Die” nos lleva de nuevo al rock pero con un enfoque más de hard rock puro, sobre todo por las guitarras rítmicas y más que nada el solo. Es el tema más desolador del disco, tanto por la música como por la letra. Aunque es rock del más puro, es un enfoque que nunca se había escuchado antes en la banda.

“DD’s” tiene un aire de los ’70 que nos acerca a un rock and roll de fiesta. Lo más interesante es el riff logrado por el saxo, que es sin duda lo que define la canción.

“Dirty Deal” es el mejor tema del disco. Es un tema con energía, velocidad y un ritmo bien marcado. El verso principal se caracteriza por acercarse a un tema de rock de ruta, seguido de un lado más rockandrollero. El estribillo le da un toque más bailable gracias al saxo. El riff de la guitarra se lleva gran parte de los créditos, al igual que la voz, dándonos unas vocales sucias como el mismo título del tema.

“Beat That Guy”  es la que está mejor lograda. El trabajo de las guitarras rítmicas le da un toque majestuoso, al igual que la voz en un registro grave con bastante pasión. El solo de guitarra del final es de los mejores que se ha escuchado en la banda. Pero lo más destacable es la sección media, en donde nos encontramos con una marcha esperanzadora lograda por un piano y una sección de coros por Petra Haden. Si alguien dudaba en la capacidad de arreglos de la banda, ahora se tendrá que callar.

“The Departed” es la canción más entrañable en toda la historia de la banda. Dedicada al difunto Ron Asheton, es un tema acústico folk muy bello con unos arreglos simples pero muy exquisitos, sobre todo de parte de la guitarra. Los teclados que acompañan ayudan mucho a darle ese toque a la canción. Pero la verdadera arma es la voz de Iggy, cantada muy tranquilamente con una voz desgastada y susurrada, llegando a una ternura y honestidad que puede dejarle una sonrisa hasta al más duro de todos. También hay gran melancolía por la pérdida del guitarrista con la cita de “Now I Wanna Be Your Dog” al principio y final del disco.

Este disco no pierde la esencia de la banda en absoluto. Sigue estando ahí toda la magia que despertaba en sus primeros álbumes. Pero a su vez, demuestra que estos hombres pueden avanzar, pues suena actual. Y es ahí cuando uno demuestra ser un verdadero músico: cuando reelabora su fórmula y no se queda en lo viejo y siempre intenta crear algo nuevo.

Este disco creado por veteranos del rock suena tan actual como cualquier otro disco de bandas de jóvenes. Pero tiene algo que la gran mayoría no tiene: energía y genuinidad. Son hombres que se acercan a los 70 años y tienen más energía y garra que la gran mayoría de los supuestos rockeros de hoy en día. Todo lo que le falta a esos “músicos”, lo tiene The Stooges.

Pero creo que lo más valeroso del disco es que no tiene absolutamente nada que envidiarle a los primeros discos. Absolutamente nada. No voy a decir que es su mejor trabajo ni mi preferido, pero desde una posición puramente objetiva, es tan bueno como los anteriores. Y además contiene el nuevo lado acústico de la banda, que es sin duda la gran joya del disco y que llega a una calidad increíble.

“Ready to Die” va a ser de los mejores discos del año. Ya lo es. Y nos demuestra que los años no son pretexto para tirar la toalla ni bajar la calidad. Solo hace falta tener la cabeza en alto siempre.

Al principio intenté definir lo que siento que es el rock. Y ahora que escucharon el disco y leyeron lo que opino de él, puedo decirles: The Stooges es TODO lo que es el rock.





Como siempre, les dejo aquí para que puedan escuchar el disco:







Espero que les guste y hasta la semana que viene!!!!!!


1 comentario:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Los Stooges son, en mi opinión, uno de los mejores grupos de todos los tiempos, y su obra clásica es tan buena como la de la Velvet o los Beach Boys, por ejemplo.

A mí "Ready To Die" es un disco que no me dice casi nada, aunque si lo comparo con "Fun House" o "Raw Power" le quito el casi.

Una aclaración: "Raw Power" también está acreditado a Iggy and The Stooges, aunque para todo el mundo sea el tercer elepé de los Stooges.

Saludos.