jueves, 10 de octubre de 2013

Ty Segall Band - "Slaughterhouse"

Volvemos al rock y les traigo un joven artista que se ha ganado bastante respeto en los últimos años.

Ty Segall es un muchacho de 26 años que empezó su carrera musical tocando en bandas de garage de San Francisco. Luego de un tiempo tocando con una banda llamada The Epsilons, con la cual lanzó 3 álbumes, embarcó una carrera solista que empezó con el lanzamiento de “Horn the Unicorn” en formato de cassette en el 2008. Desde entonces ha lanzado una seguidilla de 7 más, siendo “Sleeper” el más reciente, lanzado en Agosto de este año.

El disco que les traigo hoy no es su último, sino su transantepenúltimo. Sin embargo, este disco fue lanzado el año pasado, lo cual lo hace muy reciente. A su vez, tiene un enfoque diferente a los 2 que le siguieron, sobre todo porque de estos 3, es el único en formato de banda y por ende lo que se ofrece es bastante diferente (en cuanto a concepción).

La música de Ty Segall ronda entre el garage rock y el rock psicodélico, con grandes influencias de punk y noise rock y toques de glam rock de los ‘70. Se podría decir que es un acercamiento actual al rock de garage sucio de bandas casi desconocidas de la serie Nuggets.

Este artista nombra como su mayor influencia a Hawkwind. Poco le encuentro de esa banda más que la pesadez. En mi opinión, le encuentro más de otras que nombra, como The Stooges, Black Sabbath, lo primero de Black Flag, The Byrds, Neil Young, The Beatles, Marc Bolan, David Bowie y The Kinks.

Con todo esto, es otra de las bandas que podríamos meter en la bolsa de garage rock revival, junto a White Stripes, The Vines, The Strokes, etc. Incluso ha habido comparaciones con Tame Impala, ya que, al igual que esta, es de los actos musicales más recientes de esta índole. Sin embargo, hay enormes diferencias.

Tame Impala carece de suciedad. Es una banda muy limpia. Cuenta con una enorme carga de detalles y más que nada muchísima psicodelia. Es rock psicodélico per-se. Lo que tiene de garage es poco. La música de Segall es sucia, con pocos detalles y de baja calidad (en cuanto a producción). No solo la euforia es importante aquí, sino el ruido. El ruido es un elemento más de esta música. Si Tame Impala es un viaje musical lleno de colores, Segall es una escupida en blanco y negro.

 Pero la mayor diferencia es la imagen. Tame Impala no solo se vende con una imagen pseudo-hippie, sino que es una banda mainstream. Son una banda que vende mucho y están como “alejados” de su público. Ty Segall es un artista que, por más que se esté volviendo conocido, mantiene un estatus e imagen de artista under y una música con actitud más punk e impulsiva. Es como hablar de Black Flag (No lo estoy comparando en absoluto. Es simplemente para entender la idea. Black Flag supera a prácticamente todas y es totalmente única). Con los años se ha vuelto enormemente conocida, influyente y es nombrada una y otra vez cuando se habla del punk, estilo que hace ya mucho tiempo que dejó de ser lo que predicaba. Sin embargo, Black Flag, su imagen y música, aún sigue siendo (y siempre será) asociada a una movida under alejada del comercio.

El disco que les traigo hoy se llama “Slaughterhouse”, lanzado en Junio del 2012. Es el primero de lo que él denominó la Ty Segall Band, conformada por Ty Segall (voz y guitarra), Emily Rose Epstein (batería), Charles Moothart (guitarra) y Mikal Cronin (bajo y coros). No solo es especial para Segall por tener una banda entera para todo el disco, sino que todos los temas fueron compuestos entre todos los integrantes. La banda funcionó como una sola unidad, y esto se puede ver claramente por el aire de impulsivo que hay en las canciones.

De todos los discos de este artista, este debe ser el más sucio. Siempre anda en torno al estilo de rock que les he hablado, algunas veces yendo un poco más acústico y a veces un poco más indie. Es aquí donde se puede escuchar un sonido que pareciese ser grabado en el medio de un garage con un grupo de muchachos que no les interesaba nada más que tocar desenfrenadamente, hacer lo que se les diera la gana y lograr la mayor cantidad de ruido posible. Claro, esto siempre sin salirse del formato de canción ni yéndose a un post-punk al estilo de Sonic Youth y la ola del No Wave.

Las canciones son típicas de garage con influencias punk (en actitud sobre todo). Algunas melodías son más pegadizas que otras, llevándonos en momentos hacia un lado de rock de los ’60. Lo más importante de este disco, que sería lo que lo hace distinto a otras bandas de este género, es el enorme uso de distorsión del tipo fuzz, logrando guitarras densas y podridas que se acercan al sonido de Nirvana en “Bleach” o en varias de sus canciones pesadas de los otros 2 discos.

El disco empieza con “Death”, el cual abre con 1 minuto de una ola de ruido de guitarras eléctricas al borde de la destrucción. Cuando empieza la canción, nos encontramos con un toque punzante de púa hacia abajo al estilo de Hawkwind y con vocales desérticas que en momentos llegan a gritos podridos. Es un comienzo que ya nos pone los pelos de punta. Es un comienzo ideal.

“I Bought My Eyes” es un tema garage al estilo de los ’60, con guitarras que en momentos llegan a un punk potente, pero que en general rondan en el estilo de The Kinks. Lo más interesante son las guitarras desenfrenadas del pasaje instrumental del medio.

“Slaughterhouse” es el tema diseñado para “romperlo todo”. Guitarras muy rítmicas tocadas con un ladrillo haciendo enlaces armónicos de a semitono, una sección rítmica que le agrega la potencian necesaria y la voz de Ty Segall gritando al estilo del punk más hardcore. El cierre ruidoso es la cereza del tema.

“The Tongue” tiene 2 caras. Por un lado, el verso es bastante punk pero en un ambiente más rockandrollero al estilo Buzzcocks. Por otro lado, nos encontramos con la guitarra rítmica que abre el disco, que luego funcionará como estribillo. Esta, que llega a cada acorde mediante un arrastre ascendente, genera una enorme potencia con la ayuda de la batería. Por en el final nos encontramos con otra que torna el tema en un noise rock puro.
“Tell Me What’s Inside Your Heart” es rock and roll con aires de punk que puede recordar a The Damned: bailable y pegadizo, pero sucio y desafiante. Debe ser el tema más accesible del disco.

“Wave Goodbye” es lenta, pesada, densa y entorpecida, llevándonos a paisajes pesados de las primeras bandas de hard rock que se transformaría en proto metal como el primer Led Zeppelin o Blue Cheer. Aunque es de volumen alto, por su lentitud (en comparación a los anteriores), funciona como una especie de descanso, una especie de sección intermedia del disco.

“Muscle Man” nos lleva de nuevo al rock de garage al estilo de los ’60. Nuevamente podemos escuchar aires de The Kinks.

“The Bag I’m In” son 2 canciones en una. Por un lado tenemos un riff de bajo que se repite una y otra vez con vocales que van al ritmo de este instrumento en un ambiente sucio al estilo de MC5. Por otro lado tenemos una especie de canción experimental con guitarras haciendo el ruido más puro.

“Diddy Wah Diddy” tiene un toque especial. Aunque la parte armónica es un rock and roll alegre y bailable y la melodía, en general, va de la mano con esto, debido a la distorsión, vocales sucias que en momentos llegan a los gritos y la bruma de sonido que hace que nada se entienda claramente, se transforma en una especie de canción destruida. Es una imagen muy pintoresca con bastante personalidad.

“Oh Mary” cierra la parte de canciones de forma perfecta: velocidad, ritmo, guitarras punzantes y ruidosas, distorsión al máximo, voces podridas y volumen alto. Toda la energía del disco confluye en este tema que no llega a los 2 minutos.

Finalmente tenemos “Fuzz War”. Fuzz, en rock, significa ruido/suciedad. War es guerra. Y este tema es eso básicamente: una improvisación libre (si no lo es, entonces parece, pues no le encuentro una estructura y desarrollo fuerte a esta canción…y tengo escuchado bastante de estas cosas) cargada de guitarras eléctricas chirriantes, disonantes y distorsionadas al tope, baterías que juegan sin dar noción de pulso alguno y bajos que nos dan una especie de centro de gravedad de ultratumba. No es un tema para escuchar de cualquier forma. Es algo para escuchar de verdad y compenetrarse. Es un paisaje sonoro el cual uno debe penetrar y dejar que el sonido lo rodee y lo consuma. Como amante de este tipo de música, debo admitir que es de buena calidad o al menos es honesta.

Es verdad. No es un disco para cualquiera. No hay belleza, no hay prolijidad. Es una ola de distorsión frenética. Pero a cualquier amante del punk, garage rock, noise rock y lo que sea que contenga suciedad y actitud desafiante, le va a encantar.

Tampoco es un disco para sentarse a escuchar. Creo que la única posición que sirve para este disco es de pie. Si uno empieza sentado, ya en la 2da canción va a verse en la necesidad de pararse. Es que es un disco para saltar y romperlo todo. No soy una persona que le gusten los pogos y el contacto físico durante los conciertos, pero este tipo de música es de esas que despierta esa energía violenta que dan ganas de dar y recibir un buen golpe en la cara.

“Slaughterhouse” es de lo mejorcito que he escuchado en los últimos años. No sé si musicalmente, pero hacía tiempo que no escuchaba un disco reciente que me dieran ganas de romper cada vidrio de mi casa a golpes.

Este disco y los demás de Ty Segall demuestran que no es un artista cualquiera. Es un artista con alma de rockero de verdad. Es genuino y no parece preocuparle nada más que hacer la música que más le gusta de la manera que más le gusta.

Ty Segall es de aquellos artistas que no importa si llega al estrellato o no, siempre tendrá la actitud y estatus de un artista under: fiel a sus principios y en la música por la música.


     




Como siempre, les dejo aquí para que puedan escuchar el disco (a veces intento recordar mi vida antes de Wikipedia y Youtube...):

"Death": http://www.youtube.com/watch?v=YlS7hSM0gFI             
"Slaughterhouse": http://www.youtube.com/watch?v=8Ki8VggaDog          
"Tell Me What's Inside Your Heart": http://www.youtube.com/watch?v=Zq4J9tl_Q_E       
"Wave Goodbye": http://www.youtube.com/watch?v=-FSTSlyB9sQ         
"Muscle Man": http://www.youtube.com/watch?v=l7I-Rxgyj60                
"Diddy Wah Diddy": http://www.youtube.com/watch?v=evrKXJ0H-Ek           

  





ESTENSE ATENTOS QUE LA SEMANA QUE VIENE LLEGA UNA RESEÑA ESPERADA......


No hay comentarios: