viernes, 1 de noviembre de 2013

Elis - "Insight"

Hoy les traigo una propuesta diferente. Esta vez nos vamos hacia un lado más indie, dejando atrás la dureza y actitud desafiante que les vengo trayendo hace varias reseñas (sin contar las de jazz). Partimos hacia otro género, pero no otro país, pues la artista de hoy es de Uruguay.

Elis es el proyecto musical de Eliana Fernández, una dibujante/pintora de apenas 20 años nacida en Uruguay. Compositora, cantante y guitarrista rítmica de las canciones, es acompañada en el estudio por algunos invitados y en vivo por una banda.

Como las demás reseñas que he hecho sobre Uruguay y como las que haré (en su mayoría) durante toda la existencia de este blog (que espero que sea larga y con mucha vida), se trata de una artista under. Sin embargo nos encontramos en otro círculo.

Por un lado, es otro círculo por su edad y su desconexión con la escena a la que pertenecen las otras bandas de las que he hablado. Pero más que nada, por su música y enfoque artístico. La única banda con la que sé que tiene una relación muy directa es con Pixeles, otra banda de la cual hablaré en breves.

Hablar de la música de Elis es al mismo tiempo hablar de este álbum titulado “Insight”, lanzado en el 2012. Para la producción, fue acompañada por Gino Tunessi. El arte del disco fue diseñado por Eric Rubinoff y Eliana Fernández, por lo cual podemos ver un poco de su otra faceta artística.

Como dije al principio, el estilo es indie, pero como bien sabemos, esta etiqueta es para meter a todas las bandas que no sean de estilos extremos y que además tengan una música bastante alegre y amistosa.

Sin duda hay una base folk donde la voz y las letras toman el rol principal. Son canciones en la definición más pura de la palabra.

Esta base es decorada e influenciada por otros géneros. A ojo grueso, podríamos verlo como un rock liviano con enormes influencias de The Beatles y gracias a su sonido actual y toque indie, podríamos acercarla al britpop de Oasis y Blur.  

Podemos en fin notar que se trata de un rock liviano con influencias folk que entraría perfectamente en un estilo de revival de bandas de finales de los ’60 y comienzos de los ’70 de esa índole.

El rol principal es el de las letras. Los temas están muy bien arreglados y tienen sus detalles, pero parecerían estar de acompañamiento. Esto no significa que tengan menos valor. Es otro enfoque. Además, este género nunca se ha caracterizado por su exquisitez musical. Tiene una idea concisa y se lleva a cabo de esa forma. Es como lo que sucede con el hardcore punk en su forma más pura. No se trata de lograr temas con gran sofisticación ni hacer temas de enorme variedad. Se trata de letras potentes con música tocada a toda velocidad y con la mayor agresividad.

Las letras lidian con problemas de la vida. No son alegres. Son muy introspectivas, tratando en su mayoría de la soledad, sobre todo existencial. Y creo que es aquí donde está lo interesante de esta artista.

Por un lado, son letras muy honestas. Hablan de esos problemas de forma honesta y genuina y no se intenta decorar con poesía barata. Hoy en día hay un sobreuso (y más bien mal uso) de la poesía. Una gran cantidad de músicos creen que por ser artistas o intentos de artista deben intentar hacer arte con sus letras también y creen que la manera de hacerlo es decorarlas con metáforas obvias y bobas. Yo creo que lo primero es ser honesto y tener el mensaje claro. Si uno luego quiere poetizarlo, bienvenido sea, pero siempre y cuando sepan escribir. El problema es que la mayoría no lo saben hacer y hacen uso de metáforas baratas como “el calor del invierno”. De alguna forma se les ha entrado en el cerebro que por combinar ideas contradictorias están logrando un mensaje de enorme profundidad. Sí, profundamente idiota. La poesía se valora pero cuando es poesía. Si no se sabe hacer poesía, por favor, no lo intenten. Si el mensaje es honesto, con eso ya basta y no hace falta decorarlo con superioridad artística. Primero y siempre la honestidad, que incluye saber que se sabe hacer y que no.

Pero por el otro lado, la combinación de estas letras super personales y una musicalización amable y clara, llegando a un nivel superficial (no en el sentido de vacío y sin valor, sino que no intenta comunicar algo de gran complejidad y/o abstracción), logran una dicotomía super interesante. Letras de esta índole están siempre relacionadas a canciones con un aire más triste y desolado, sea el caso de Cat Power, aunque ella llega a una soledad existencial en sus letras muchísimo más grande. Creo que es esto lo que le da un color de gran interés. Parecería que en la vida se anda caminando con una enorme sonrisa e ingenuidad enorme, creyendo que el mundo es bello y perfecto y que los problemas no existen. Una realidad de plástico y colores fuertes e iluminados. Pero por debajo hay una enorme tristeza y enojo que no puede liberarse por este contenedor hermético. ¿Algún estilo de metáfora social? Podría ser. No sé si será consciente o irá por ese lado, pero es válida la interpretación.

El único problema que le encuentro a todo esto es que las letras son en inglés. No tengo absolutamente nada en contra del inglés. He escrito de varias bandas anglosajonas y la mayoría de los artistas que escucho son de ese origen. Pero me rechina un poco el escuchar un hispanohablante cantar en inglés. De alguna forma hace que el mensaje quede lejano y pierda enormemente su trascendencia. Aun así es comprensible, pues, para empezar, el cantar en otro idioma hace que esos temas tan personales se sientan un poco más alejados y causen menor vergüenza. Pero más que nada, porque estos géneros son de origen anglosajón y estamos acostumbrados a escucharlos en ese idioma. Es muy común empezar a cantar en inglés y no por ello hay que quitarle valor a la música, menos viniendo de una artista tan joven que recién lanzó sus primeras canciones.

Obviamente que el instrumento principal es la voz. Su registro ronda por un contra-alto. Aunque en momentos canta alguna nota aguda, siempre se mantiene en el registro medio-grave de su voz. Como voz femenina, sería una de las medias. El timbre de su voz es bastante particular. Esto no se puede definir como un logro ya que es algo innato, pero sí es algo que le da mayor personalidad a su música.

El disco abre con uno de sus mejores temas: “I Wish Someone”, una balada que mucho recuerda a The Beatles en el “Abbey Road”. Sin embargo las letras de confesión le dan su toque personal. Aquí podemos escuchar la voz en su mayor esplendor, con un registro medio-grave que demuestra dolor al llegar a las notas más agudas. No son vocales que se valoren por sus piruetas, sino por su cualidad tímbrica. Lo más entrañable del tema está en las manos de un piano con un sonido añejado (incluso la grabación parece hecha hace décadas).

“Lately” tiene la melodía más atrapante del disco. Los deslices hacia notas agudas le dan un toque despreocupado contrastante con la letra. Sin duda los cantos agudos cantados con energía muestran de los momentos más enérgicos del disco. Este tema podría catalogarse como parte de esa movida de neo rock psicodélico del estilo de Tame Impala o Melody´s Echo Chamber. El sonido de la guitarra eléctrica ayuda mucho a lograrlo.

“Changes” empieza con teclados y voz y ya nos introducen hacia otro camino. Debido al ambiente calmo y de ensueño más las vocales con curvas melódicas que se acercan a lo hablado, nos recuerda mucho a The Velvet Underground en su primer álbum. Sin embargo, pasado el minuto entra el resto de la banda y nos vamos a una canción que se acerca más a Oasis.

“Fun” empieza con las vocales en su registro más grave, algo que yo habría explotado más, ya que es en ese registro donde se encuentra la mayor magia de esta voz. El tema es calmo pero con ritmo, llevándonos al lado más indie del disco del estilo de Belle & Sebastian. Un buen tema para la ruta (si es que uno no está muy apurado por llegar a su destino, obviamente).

“I´m Sorry that you have to see” es un tema amable y claro. Algo interesante son las cortas secciones donde el ritmo no se evidencia tanto como cuando está presente la percusión. Aquí podemos encontrar los mejores arreglos, tanto por la construcción del tema como por la parte instrumental, sobre todo en la guitarra eléctrica. Es otro tema que podría entrar en ese revival de rock de ensueño de los ’60. Sin duda el tema mejor logrado del disco.

“Give It Up” nos lleva de nuevo a las influencias de The Beatles pero esta vez con aires más gentiles e ingenuos como los de la etapa pre-“Rubber Soul”.  No es un tema que se destaque tanto, pero sí puede valorarse por tener un enfoque un poquito diferente a los anteriores.

“Cocktail” tiene un aire de baile de comienzos de los ’60 al estilo Beach Boys. No es un tema de surf rock, pero no hay duda que el riff en sube y baja de la guitarra y la letra de amor ayuda a evocar esto. Es un tema corto y simple que tiene una idea concisa y la lleva a cabo de la misma forma.

“Jealousy” es un tanto extraña. No por lo musical, sino por la combinación con la letra. Es una típica balda con arreglos y melodías típicas. Por este lado no sorprende. Al escuchar esta canción, uno esperaría una letra pidiéndole amor a cierta persona de una forma romántica y dulce. Sin embargo, aquí lo hace de una forma más perversa. Ya el título nos lleva a un lado menos amoroso. Se busca la aceptación, pero en vez de presentarnos situaciones de soledad, trata la temática hablando sobre los celos, llevando esto a un lado más obsesivo y perverso que algo tierno.

“Two Souls” cierra el disco con otro tema al estilo de Oasis. Es de los temas con más energía del disco y por ende una buena forma de cerrar el álbum. Vale destacar las guitarras super distorsionadas en el final.

Es verdad. No es un disco que esté creado para partirnos la cabeza. No es un disco que diga “wow, he encontrado el que marcará un nuevo camino”.

Estilísticamente ronda en un género ya muy bien conocido y tocado por varias bandas desde hace años. Más que una nueva creación, es una interpretación de este estilo musical.

Es un buen disco. No es una gema, pero es un buen disco. Está muy bien logrado y tiene sus detalles. Además, no hay muchas propuestas de este género en nuestro país.

Pero sí hay una cosa que promete. Este es el 1er disco de una muchacha de 20 años. Si bien no ha logrado llegar a un nivel musical que puede sorprendernos (seamos sinceros, hoy en día pocas cosas nos sorprenden), ha elaborado una serie de canciones que tienen algo para aportar. Y con todo esto, da a pensar que si esto es el 1er álbum y con tan corta edad, ¿qué será lo siguiente? Tal vez no en su próximo álbum, pero apuesto a que en algunos años será capaz de traernos algo que nos deje bastante atónitos.

“Insight” es un álbum que tiene mayor peso por sus letras y debe ser escuchado de esa manera en mi opinión. No es un disco para expresarse físicamente. Es para sentarse y escuchar. No pide de una actitud super contemplativa y reflexiva. Tan solo disfrutar de la música y por un momento tener la mente en blanco y abierta a otras ideas.

Los invito a que este miércoles 6 de Noviembre a las 22 horas pasen por el bar Solitario Juan (Rodó 1830) a presenciar un concierto de esta artista en una propuesta acústica. Sin duda va a ser un momento muy bello.





Aquí les dejo varios links.


Y lo que más nos interesa:

El disco entero para escuchar en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=O1QqHzHk46g

Y para escucharlo entero en Soundcloud: https://soundcloud.com/elissongs







HASTA LA PRÓXIMA!!!!


No hay comentarios: