viernes, 5 de julio de 2013

Genuflexos - "Rocky Marciano"

Esta vez traigo una banda uruguaya de la movida under. Al comenzar este blog, me propuse 2 objetivos. 

La primera es dar a conocer música que considero que tiene verdadero valor musical y así contribuir, ya que como sabemos, la música es un gran moldeador cultural y por ende social. Si la cultura que se consume es degradante, entonces la sociedad se degrada. 

Pero por otro lado, un gran objetivo es dar a conocer bandas uruguayas, bandas de mi país natal, de la movida under, aquellas que no son las más accesibles por los medios de difusión. ¿Por qué? Para empezar para ayudarlas, pero por sobre todo, porque, conociendo varias de ellas, tienen muchísimo más para ofrecer musicalmente porque lo hacen por la música, por el arte y no por razones económicas, no son parte de la asquerosa industria musical. Y por estas razones, no piensan en cómo lograr mayor consumismo de su arte, no piensan en métodos de comercialización. Creen, en la mayoría de los casos, en la difusión gratuita del arte, porque lo hacen por el arte. Y más que nada, creen en el arte y por ende, toman riesgos, exploran, APORTAN! Su objetivo principal no es encontrar una fórmula que les de dinero como hacen las bandas más conocidas y vendidas de este país y bueno, de TODO el mundo. Es la música.

Dicho esto, procedo a introducirles para algunos y opinar para otros sobre el lanzamiento de una banda a la cual respeto mucho y creo que tienen un enfoque musical sumamente original y arriesgado teniendo en cuenta su procedencia.

Genuflexos es una banda que tiene ya más de 10 años que, con este lanzamiento, tiene ya 2 álbumes, siendo el primero “Ex-Cine Trocadero”.

La banda está integrada por Juan Stoll (voz), Guillermo Stoll (guitarra), Manuel Rilla (guitarra), Jorge Portillo (bajo) y Manuel Sclavo (batería). Lo interesante es que cada integrante tiene su propia “voz” y es la mezcla de ellas lo que logra el sonido particular de la banda.

El sonido que logran es como un acercamiento del siglo XXI a la escena del rock alternativo y under de los ’80 y ’90: un sonido oscuro y experimental capaz de crear ambientes sonoros sin dejar de lado el formato de canción.

En una entrevista, Manuel Rilla nombró 3 bandas: David Bowie, Pixies y The Stooges. Me cuesta encontrar algo de Bowie. Pero si encuentro algo de The Stooges. Tal vez no tanto estilísticamente, pero sí en la actitud desafiante y la agresividad que presenta la música.

En la escucha, ciertas bandas saltan a la mente: Pixies (nombrada por Rilla y que hasta en una escucha super fugaz se le asocia a la banda), Joy Division, Sonic Youth, Cocteau Twins, Public Image Limited, Yo La Tengo, Slint, el sonido del Shoegazing y ciertos toques del grunge clásico. Aunque desconozco si estas han influenciado directamente, en el sonido de la banda están presentes, pues fueron, entre varias, las que iniciaron esta concepción musical y no dudaría que las 4 primeras estén presentes en la cabeza de estos músicos al componer.

Habiendo leído esto y conociendo las bandas, uno ya se puede imaginar que trae entre manos esta banda.

Las canciones tienen una gran carga de guitarras melódicas al estilo del rock alternativo de los ’80 y ’90 con un sonido generalmente limpio y con gran uso de reverb y en muchos casos de delay. Son guitarras que recuerdan a lo más melódico de Lee Ranaldo y Thurston Moore en Sonic Youth, Robin Guthrie de Cocteau Twins e Ira Kaplan de Yo La tengo, entre varios otros. Es Manuel Rilla el encargado de esto más que nada.

Siguiendo la línea estilística, las baterías y bajos no se caracterizan por su virtuosismo ni por hacer cosas que llamen la atención y ayudan a mantener el ritmo de las canciones y sumar en el ambiente que genera la música, o sea, el rol que adoptaban las bandas de este estilo en aquellos años. Algo interesante de los bajos  es que recuerdan a los de Roger Waters en Pink Floyd en sus épocas pre-Dark Side of the Moon.

Las guitarras de Guillermo Stoll son chirriantes, ruidosas y muy experimentales. Siempre rondan entre las alturas definidas y el ruido y sonidos complejos. Son, en gran parte, las que ayudan a darle ese toque de paisaje sonoro a la banda. Sin embargo, no son participaciones que se encuentran en una esquina alejadas del resto de la banda. En la gran mayoría de los casos llevan en sí mismas el ritmo de las canciones. Con todo esto, podríamos relacionar lo que logra Guillermo Stoll a las guitarras experimentales y ruidosas de Ranaldo y Moore en Sonic Youth. Sin embargo, Stoll se acerca más al lado de sonidos ambientales que a participaciones asociadas al ritmo y desarrollo armónico de las canciones.

Finalmente tenemos a Juan Stoll, quien, en mi opinión, es el que finalmente gira el volante unos grados para que la banda vaya en un camino diferente de otras bandas que contribuyen en este estilo. No es el alma de la banda, no digo eso. Es más, creo que es una banda sumamente sólida en la que cada integrante hace una participación fundamental que en la suma logra el resultado total. Pero Stoll tiene una concepción lírica muy distinta a la de prácticamente la mayoría de las bandas del rock y sin duda una muy única en el Uruguay. Sus vocales no contienen letras. Hay palabras existentes y muchísimas inventadas y hasta hay frases. Pero no hay un desarrollo. Se trata más de los fonemas y los sonidos de las mismas. En esto lo podemos asociar a Elizabeth Fraser de Cocteau Twins, quien tampoco escribía letras con sentido literario y exploraba el sonido. Sin embargo, Stoll va hacia otro lado. Fraser nunca dejaba de lado el canto tradicional y se trata de una voz super dulce, clara y cristalina. Stoll lo lleva aún más lejos,  a lo experimental y desafiante, ya que a estas letras sin sentido, le agrega cambios tímbricos de voz, a veces hasta caricaturescos, gritos, pero por sobre todo, una enorme dramatización. Es que hay que tener en cuenta que las palabras no son nada sin su forma de expresarse. Si uno dice “te odio” en forma calma y tierna, el mensaje no se percibe y esto evidencia que el oído humano es más susceptible al mensaje sonoro que al literario de mayor complejidad. Por ende, ¿las vocales de Genuflexos tienen un mensaje literario? No. Pero sí tienen un mensaje emocional cargado enormemente.

La banda tiene un sonido, además de alternativo y experimental, bastante ambiental y espacial. En esto yo lo asemejaría a la primera época de Pink Floyd. Si tuviera que decir un disco, al “Meddle”.

Pero por sobre todo, el ambiente que genera la música de Genuflexos es muy oscuro y agresivo. No es una música con esperanza de ninguna manera. Es bastante solitaria y desolada. Y con la suma de gritos, guitarras chirriantes y otras melódicas, gran uso de platillos, bajos con gran presencia, se genera un sentimiento bastante desesperante, una grito de liberación.

La asociación a Buenos Muchachos, la más importante banda de este estilo en el Uruguay y por suerte, POR SUERTE, una banda que está creciendo poco a poco (ya que es sin duda de las más ricas musicalmente y su crecimiento es sinónimo de un acercamiento a la música mucho más profundo, nutritivo y valeroso por parte de la sociedad), es inevitable. Ambas bandas nacen del mismo árbol y comparten las mismas influencias y tal vez lo que se intenta generar, en cierto modo, es parecido. Aun así, el enfoque de Genuflexos es muchísimo más experimental y más difícil de escuchar. Creo que como “grito de liberación” es más fuerte por ser bastante más complejo y abstracto. Y siendo los sentimientos de este estilo de un nivel de complejidad y abstracción tan grande…

“Rocky Marciano” es el segundo disco de estudio de la banda, lanzado en Abril de este año 2013.

Todo lo que he hecho dicho anteriormente expresa, en su mayoría, lo que percibo y opino sobre este disco. Pero por suerte (y mala para los que se cansan de leer mis interminables reseñas), tengo más para decir.

El disco se caracteriza por lograr todo lo que he dicho anteriormente pero teniendo en cuenta el tiempo. Hay muchas bandas que experimentan y en mi opinión, hacen abuso del tiempo, llevando estas experimentaciones a duraciones largas y en la mayoría de los casos innecesarias. Es verdad que es un enfoque musical que tienta a estar largo rato.

En “Rocky Marciano”, Genuflexos hacen gran uso de la experimentación y de la creación de paisajes sonoros pero son conscientes del tiempo. Son concisos. Ellos presentan una idea y cuando creen que ha quedado claro, terminan o pasan a otra.

Un ejemplo es “Tema viejo tema nuevo”. En este, cercano a los 3 minutos, empieza un “viaje sonoro” que dura hasta el final, haciendo que esto dure 3 minutos. Esta duración, tratándose de un pasaje ambiental, es una duración corta. Pero hay algo importante. Durante estos 3 minutos, este ambiente va modificándose, pasando de algo de una composición ambiental a un canción varias veces, entrando  y saliendo las vocales. Esto hace que este “viaje sonoro” vaya mutando, usando las ideas el tiempo necesario sin llegar a desgastarlas.

Otro excelente ejemplo, siendo en este caso el tema mejor logrado, es “Bowie Noise”.  Este empieza con una guitarra usando el delay al estilo David Gilmour, continuando durante el verso a medida que se añaden los instrumentos. Lo más interesante es el estribillo, donde hay una sobrecarga de sonido desgarradora. El tema cuenta con varias secciones en las que las mismas ideas se varían. Aquí la voz de Stoll llega a su punto máximo.

Es verdad. Tal vez el concepto de canción con un pasaje ambiental se pueda sentir repetitivo.  El problema es que al escuchar esta banda, uno la escucha con oído de rock y un pasaje ambiental es en sí ajeno al formato de una canción, al rock, y por ende es algo llamativo y si se encuentra en varias canciones, se puede percibir como repetitivo. Creo que es algo sumamente subjetivo y se basa más que nada en la falta de costumbre. A nadie se le ocurriría decir que el jazz, más que nada el bebop de los ’50, es repetitivo porque siempre hay un tema introductorio por la banda entera y luego cada uno hace un solo porque es parte del formato de esa música. Bueno, los pasajes ambientales son parte del formato de esta música.

También cuenta con temas cercanos al punk, como “Bar Varela (Perdonalos Garrido)”, un tema de 43 segundos lleno de energía.

“No agites más” debe ser la más alegre dentro de todo. Tiene un ritmo cercano a la bossa nova acompañado de guitarras cristalinas, otras más cargadas de efectos y vocales en un estilo hablado cargadas de reverb.

Como es de esperarse, hay 2 temas puramente ambientales. “Suspenso” se trata básicamente de 2 acordes arpegiados a los que se les va sumando sonidos chirriantes de guitarra, voces indistinguibles y otra clase de sonidos. “El funeral de Mark”, tema que cierra el disco, genera un estado de ilusión enorme. Se trata de sonidos reverberados de altura indefinida y una guitarra haciendo una melodía muy oscura. Es un estado de trance literalmente. Creo que es un genial final para el disco, dejando un sentimiento de suspensión, como si uno estuviera en una nada incoherente y tenebrosa y que nunca más saldrá de ahí y esa va a ser su eterna realidad.

“Rocky Marciano” es un disco excelente sin lugar a dudas. En el rock alternativo experimental es llamativo y muestra un enfoque diferente. Pero creo que su valor se da más por ser uruguayo.

No hay otra banda, ni siquiera Buenos Muchachos, la más cercana a Genuflexos, que suene de esta forma e invita al público de Uruguay a participar de una experiencia musical diferente a la que se escucha en las bandas que dominan la escena del rock y la música popular uruguaya.

Es rock, pero es algo más. El nivel de abstracción y originalidad de “Rocky Marciano” invita a los oyentes a adentrarse en un mundo musical que no es el más escuchado y por ende, a abrir un poco más la cabeza y así permitir una escucha más profunda y contemplativa que se aleja de la superficie banal e intrascendente de las producciones en serie de la industria musical que ha hecho que la música haya perdido su valor cultural y ha creado un consumo de productos que no cuestionan absolutamente nada, tratan de temas que carecen de valor y no ayudan en absoluto a la sociedad y que musicalmente nunca desafían y no aportan nada y hacen que el arte quede estancado y se vuelva un simple medio económico para enriquecer a aquellos que no les interesa en absoluto el significado y el poder del mismo.

Un gran disco y una gran banda que merece un gran reconocimiento. Espero que les guste!





Aquí les dejo el Facebook de la banda para que puedan enterarse de noticias sobre ellos. Un  merecido "Me Gusta" facebookero: https://www.facebook.com/genuflexos?fref=ts


A continuación, les dejo 2 links. Uno para que puedan escuchar el álbum online y otro para que lo puedan descargar. Aún así, si de verdad les gusta y quieren ayudar a la banda, les recomiendo comprar el álbum, porque a su vez, cuenta con una excelente presentación.





HASTA LA SEMANA QUE VIENE!!!!!







1 comentario:

Big Kahunas dijo...

me llevo esta rica reviwe para la discografia que estoy subiendo de ellos,salut !